El MARQ descubre un cráneo de 5.000 años de antigüedad en la Cova del Randero de Pedreguer

El MARQ descubre un cráneo de 5.000 años de antigüedad en la Cova del Randero de Pedreguer

Además de restos humanos se han econtrado materiales correspondientes a los ajuares y ofrendas que acompañaban a los difuntos

21.09.2017 | 15:01 | Cultura

Los trabajos de la XI Campaña de Excavaciones del Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) en la Cova del Randero, en el término de Pedreguer, han sacado a la luz un cráneo completo de hace 5.000 años, dispuesto en orientación vertical hacia el techo de la caverna.

El descubrimiento deja "nuevos e interesantes" hallazgos que han impulsado la investigación del uso de la cueva como espacio funerario, según ha informado la Diputación de Alicante.

Los trabajos de esta última temporada, que concluyeron el pasado 8 de septiembre, se han centrado en excavar los niveles correspondientes a los últimos usos de la cueva como lugar de hábitat y cobijo de ganado por grupos neolíticos, en el espacio de la cavidad denominado como 'Sala interior'.

El proyecto está dirigido por el equipo arqueológico del MARQ formado por Jorge Soler, Consuelo Roca de Togores, Olga Gómez y Elisa Domènech, y cuenta con el respaldo del Ayuntamiento de Pedreguer. Participan una veintena de profesionales y estudiantes de las universidades de València, Alicante, León y Pamplona.

El año pasado se inició la exploración como recinto funerario de esta zona, localizada en la Galería que desde la Sala Interior penetra hacia el fondo de la cavidad y datada por C14 en la primera mitad del tercer milenio a.C.

Se trata de un sector totalmente colmatado de sedimento que ha sido parcialmente excavado este año. Allí se localizó lo que se ha considerado como el hallazgo más relevante de esta temporada: un cráneo completo que se conservaba guardando una disposición vertical; es decir, calzada la base craneal en el sedimento y orientada su cara hacia el techo de la caverna.

Restos de ofrendas a los difuntos

Además de restos humanos, en la galería se han podido documentar fragmentos de vasos cerámicos, colgantes realizados en conchas perforadas y puntas de flecha realizadas en sílex, materiales correspondientes a los ajuares y ofrendas que acompañaban a los difuntos.

Este tipo de rituales funerarios son característicos del Neolítico Final-Calcolítico, periodo en el que se utilizaban cavidades como nichos para depositar a los personajes relevantes de la comunidad.

Una vez completado el espacio para cadáveres, aquellos que ya se habían esqueletizado eran reubicados por sus descendientes para dejar sitio a nuevos fallecidos. Sin embargo, los cráneos recibían un tratamiento ritual especial, como se ha podido constatar en la Cova del Randero.

A partir de ahora comienzan los trabajos de laboratorio, estudios antropológicos y paleopatológicos, realizados por las especialistas del MARQ para profundizar en las características de los objetos encontrados.

En 2015, el hallazgo de un gran vaso neolítico de unos 6.000 años de antigüedad fue un aliciente para continuar los trabajos de campo y de laboratorio, que van aportando, campaña tras campaña, una valiosísima información para el conocimiento de las actividades y modos de vida de estas primeras sociedades agricultoras y ganaderas de la provincia de Alicante.
Datos del elemento

Cultura

Los libros imprescindibles para este otoño

Conoce los títulos más recomendables para disfrutar de la lectura durante esta época del año

La Fiscalía Anticorrupción pide 7 años de cárcel para ´Teddy´ Bautista

También reclama 12 años y medio de prisión para José Luis Rodríguez Neri por el fraude en la SGAE

Shakira y Maluma, favoritos en los Latin American Music Awards

Los colombianos comparten candidatura al premio de artista del año junto a Luis Fonsi, entre otros

C´s y PP acuerdan bajar el IVA de las entradas de cine al 10%

Tras cinco años al 21%, el pacto entra dentro de las negociaciones de los PGE para 2018

El MARQ descubre un cráneo de 5.000 años de antigüedad en la Cova del Randero de Pedreguer

Además de restos humanos se han econtrado materiales correspondientes a los ajuares y ofrendas que acompañaban a los difuntos