Los 7 deportes veraniegos, ¿cuál prefieres probar?

La Costa Blanca ofrece a lo largo de sus playas y clubs náuticos la práctica de diversos deportes acuáticos que aprovechar durante el verano

29.06.2017 | 22:25 |

El verano es sinónimo de playa en Alicante. Sin embargo, no todo va a ser tumbarse en la arena y ponerse moreno mientras intercalamos baños en el Mediterráneo. Existen otras formas de disfrutar de las playas de la Costa Blanca, experimentando las inumerables ofertas deportivas que clubs náuticos y empresas especializadas preparan cada año. Deportes como paddle surf, vela, surf, vela o kayay son algunas de las prácticas que se han puesto de moda, a los que se suman los deportes tradicionales como vóley o el fútbol playa. Os dejamos siete sugerencias para disfrutar del verano de otra forma.


 

Paddle surf: Es uno de los deportes de moda que se practican en las playas de Alicante. También conocido como SUP, es una especie de surf a remo cuya historia se remonta a la playa de Waikiki. A diferencia del surf o windsurf se puede practicar en aguas tranquilas y permite hacer travesías por lugares increíbles de la costa. República SUP tiene su sede en el Club Náutico Alicante Costa Blanca y ofrece cursos.


 

Vela: España es un país de larga tradición en la práctica de la vela. Y Alicante no lo es menos. Los éxitos olímpicos en todas las categorías y la afición de la Familia Real por este deporte han popularizado su práctica en las diferentes escuelas y federaciones. En toda la costa de la provincia, empresas y clubs náuticos ofrecen cursos para disfrutar de este deporte. Alicante es uno de las referentes de este deporte.


 

Snorkeling: El snorkeling consiste en bucear en la superficie del agua con la ayuda de un tubo (el snorkel), unas gafas y unas aletas. Es una buena alternativa para las personas que no se atreven a hacer una inmersión con un equipo completo y es un pequeño acercamiento para quiénes quieren iniciarse en el submarinismo. La isla de Tabarca, sin duda, el mejor lugar para disfrutar de este deporte.


 

Surf o windsurf: Al hablar de surf se nos viene a la cabeza imágenes de California o Hawái. Cierto, pero la provincia también cuenta con zonas para gozar con este deporte. Santa Pola es el municipio por excelencia en la provincia, ya que su forma, situación geográfica y vientos de la Bahía de Santa Pola la convierten en un lugar perfecto para el windurf, un deporte del aire que ha despertado una gran afición. La práctica en Santa Pola se concentra en Gran Playa y Playa Lisa.


 

Kayak: Los paseos en kayak precisan de unas condiciones favorables de mar en calma. Las empresas a pie de playa organizan excursiones por la costa para visitar calas perdidas y cuevas a las que sería imposible acceder si uno no fuera a bordo de este tipo de embarcación. En el Club Náutico de El Campello, por ejemplo, se pueden alquilar este tipo de embarcaciones y excursiones.


 

Vóley Playa: Cualquier playa extensa y con arena fina puede convertirse en una improvisada pista de vóley, pero hay lugares especialmente recomendados si eres un amante de este deporte. En La Vila, por ejemplo, se han celebrado campeonatos nacionales de este deporte.


 

Ski Náutico: Es uno de los deportes acuáticos más divertidos. Esta práctica mezcla el surf y ski, alcanzando altas velocidades, aunque exige buenos reflejos y equilibrio. En Benidorm está Cable Ski Benidorm, que cuenta con un circuito de 1.000 metros cuadrados de perímetro, con 4 torres unidas entre sí mediante un cable que permite hacer esquí náutico sin la propulsión de barco. Con su tamaño, tecnología y sistemas de seguridad, pueden practicar hasta 12 esquiadores al mismo tiempo.


 


 

La Albufereta Summer League, de pachanga a liga de verano

 

Llega julio. Y los veteranos del basket alicantino vuelven a sentir el gusanillo de la competición. La «final four» ya ha terminado y no hay Eurobasket a la vista. ¿El motivo? Ellos tienen su propia competición: La Albufereta Summer League, un torneo de verano creado en 2011 y que este año alcanza su sexta edición. El origen del torneo es un ejemplo de pasión por el baloncesto, perseverancia y competitividad. Y es que las raíces de La Albufereta Summer League están en la denominada «Pachanga de los viernes», un partido de baloncesto que se celebra todos los viernes desde 1992 y que un grupo de antiguos trabajadores y jugadores de la extinta Caja de Ahorros de Alicante y Murcia (CAM) puso en marcha. Por aquella fecha, el equipo de la CAM se deshacía por falta de apoyos y para seguir jugando y matar el gusanillo se montó esta pachanga de los viernes que aún continúa celebrándose.

Juan Carlos Catalá, más conocido como «Cata» en los círculos baloncestísticos, es uno de los fundadores de este partido por el que a lo largo de sus 25 años, en 2017 celebran aniversario, han pasado cientos de exjugadores de Alicante. «Comenzamos jugando en las pistas de Jesús y María hasta que nos trasladamos a La Albufereta. Todos los viernes del año, de 20:30 a 22:00 horas, nos reunimos para jugar nuestro partido», señala «Cata», al tiempo que detalla que hay jugadores de todas las edades. «El más mayor tiene 57 años, pero a la pachanga van también hijos y amigos que quieren disfrutar de este deporte», explica. Con el paso de los años, se unieron jugadores de otras pachangas de Alicante. El apego era tal que en 2011 decidieron impulsar una liga de veteranos en el mes de julio, aprovechando el buen tiempo. La Albufereta Summer League, que es un torneo sin ánimo de lucro, comenzó con cuatro equipos, jugando de lunes a jueves. El éxito fue tal que al año siguiente volvió a repetirse, aumentando el número de equipos participantes. «Lo que empezamos como una liga de verano de veteranos pronto se convirtió en un torneo realmente competitivo, en el que jugábamos las «viejas glorias» contra equipos de jugadores jóvenes de baloncesto federados en la actualidad, lo que nos obligó a crear dos categorías: la federada y la amateur».

 

Este año habrá seis equipos por categoría y, ante todo, buen ambiente. Para ello, el mejor momento es el que ellos denominan «la prórroga», el encuentro que tiene lugar después del partido en el «Blanco y negro» para recordar anécdotas y viejas historias acompañados de una buena cerveza.